Abrir un negocio el primer Marujamarìa

PRIMERA MARUJAMARÍA

Nuestra idea siempre fué abrir la tienda en donde vivimos,

esto lo tuvimos claro desde el principio por muchos motivos

Eleccìon del lugar

  • No perder tiempo ni vida en desplazamientos

    Marujamarìa trastienda gourmet

  • Conocer minimamante el lugar en el que vivimos
  • Aportar con nuestra idea de negocio riqueza al pueblo, desde el comercio local: ofrecer productos diferenciados, contratar servicios de diferentes oficios y proveedores vinculados al pueblo….

Cuando ya está tomada la decisión de que sí, de que “quiero abrir un negocio”, de que el proyecto ya está diseñado, repasado y “requetecorregido”…. Sientes esa mezcla de ansiedad y temor de que ya es tan real que no quedan más que dos opciones: o lo guardas todo en un cajón y dejas de hablar y pensar en él… ó toca ya ponerse a buscar local.

El nombre 

El nombre de «O colmado de Marujamaría »  suele llamar la atención, parecer curioso.

En realidad surgió de una forma muy sencilla, en una tienda donde pensamos en ofrecer alimentación gourmet de calidad, artesanía – accesorios para mujer y cosmética natural ecológica tendría relación con lo que eran los antiguos Colmados (donde había un poquito de todo).

Marujamaría es en honor de una mujer muy especial como fué la madre de Javier.

Unas personas la llamaban María y otras Maruja…cuando Javier era pequeño y quería llamar su atención le decía “Marujamaría, Marujamaríííaaaa!!”

Para nosotras era importante que el nombre de nuestra tienda tuviera alguna vinculación con  nuestra vida, con nuestro pensamiento

que no fuera algo ajeno que  tuviese conexión con quien lo crea, con quien lo hace crecer.

Por eso es “O colmado de Marujamaría”

Los miedos

Antes de hablar del proceso de búsqueda de local, querría contaros algo de ese temor que aparece antes de tomar la decisión definitiva de “tirar pa-lante”. Ese temor creo que tiene una relación importante con la cultura española, con respecto a emprender un negocio. Cuando el negocio no va arriba y hay que cerrar, se vive (porque así nos lo trasmiten) como un fracaso personal. Si analizamos esta idea que está en el imaginario colectivo, llegamos a la conclusión que es errónea.

Normalmente cuando alguien abre  un negocio, emplea todas sus energías y capacidades para conseguir que sea próspero y tenga vida en el tiempo, pero no es posible controlar todas las variables del mercado o incluso del lugar donde está ubicado el negocio. Ante esto, es bueno tener en cuenta que el cierre está fuera de nuestro control. Que puede pasar, será doloroso y triste, pero lo importante es que en nuestro pensamiento permanezca la idea de que en este país es una valentía haberlo intentado. Nadie puede opinar sobre ningún negocio desde fuera, porque….”si fuera tan fácil todo el mundo querría hacerlo”

Tener claro que fracasa el negocio, no  la persona.

La cual sigue teniendo buenas capacidades, aumentadas con el conocimiento y formación adquirida durante la vida de su proyecto empresarial.

 que al margen de lo que pase…siempre será una experiencia que enriquecedora

, que te hace descubrir tus propios límites y nuevas capacidades.

Para que cuando seamos de la 4ª Edad, sintamos  la satisfacción de haber tenido una vida plena con diferentes experiencias, con  la sensación de haber vivido!!